TEA - Justificación

Esta iniciativa, forma parte de un proyecto de innovación educativa.
En el IES Severo Ochoa, hace unos años, IES Severo Ochoa, un grupo de profesores decidió dar un paso adelante hacia adelante, un compromiso para trabajar por y con el alumnado de una forma diferente. Los pilares básicos: la cohesión del equipo docente y la educación en valores a través de la educación emocional, todo ello vertebrado bajo las técnicas del aprendizaje cooperativo con la finalidad de que nuestros alumnos se formen integralmente y alcancen las competencias básicas en el marco de una educación integral.

Son ya varios los años que llevamos por este camino. Ante una realidad cambiante y a veces confuso, estimamos que es nuestro deber transmitir una actitud positiva ante la vida, promover una mentalidad pro-activa que capacite a nuestro alumnado para afrontar con espíritu constructivo y optimista las diferentes pruebas a las que se vean expuestos en el devenir de sus vidas. Es por ello que nos replanteamos en qué forma queríamos ser los transmisores de esa actitud y cómo podríamos llegar a serlo nosotros, sus profesores. Hemos llegado a la conclusión de que la colaboración y la cooperación tanto por parte de alumnos como de profesores, es la mejor opción. Ante estas conclusiones, pues, nos hemos visto voluntariamente forzados a replantear la manera de llevar a cabo la asunción de dicho enfoque sin llegar a distorsionar la cotidiana marcha del centro en sus distintos niveles.

Dado el carácter innovador del proyecto, la motivación del profesorado es importante. Contamos con profesores que creen en el fondo y en la forma del mismo. Sin embargo, inculcar una filosofía positiva en el proceso de enseñanza-aprendizaje, enseñar a cooperar, crear un ambiente donde la cooperación y la empatía sean los protagonistas, motivar al alumnado y elevar su autoestima, educar en valores para conseguir una formación integral que ayude a crecer personal y académicamente, no puede lograrse si en el mencionado proceso no somos los profesores los primeros en recibir formación complementaria que nos aporte una visión más amplia que la mera transmisión de conocimientos. A partir de estas ideas surgió el nombre de nuestro proyecto, un nombre que hiciera referencia a una filosofía educativa y que alumbrara la senda a seguir. T.E.A. siglas de Todos Educamos y Aprendemos, cuatro palabras que definen juntas y por separado la filosofía del proyecto:

  • Todos hace referencia a alumnos, equipo educativo, e incluso otros miembros de la comunidad escolar.
  • Educamos porque el término enseñar nos parecía limitado y queríamos ir un paso más allá.
  • y suma, añade, complementa.
  • Aprendemos porque un alumno/a nunca deja de aprender y un profesor aún menos.

Una vez dicho esto, resulta obvio que si queríamos emprender un viaje, para muchos por tierras que no figuran en nuestros mapas, debíamos recibir formación complementaria que nos abriera nuevas puertas que nos permitieran reorientar nuestro rol de enseñantes para dotarlo de habilidades y herramientas con las que ayudarnos en la práctica docente. El proceso de aprendizaje estaría sustentado por cuatro pilares básicos que según El Informe Delors a la UNESCO (1996) son los que sustentan la educación:

  1. Aprender a conocer (asignaturas teóricas)
  2. Aprender a hacer (asignaturas prácticas)
  3. Aprender a ser (podríamos incluir valores como el Esfuerzo)
  4. Aprender a convivir (podríamos incluir valores como el Respeto

Son ya varios los años que llevamos formándonos en este proceso tan enriquecedor. Nos hemos formado en Educación emocional, en competencias básicas y en aprendizaje cooperativo; somos conscientes de que aunque ya hemos recorrido parte del camino, es mucho lo que aún queda por hacer.

Tenemos un alumnado muy diverso, que hace que nos planteemos la necesidad de realizar un cambio de metodología, de forma que esta nos permita dar respuesta a las necesidades de todos y cada uno de los alumnos.

En algunas ocasiones los alumnos abandonan sus estudios antes de tiempo debido a su falta de motivación y a la falta de sentido de lo que le ofrecemos en la escuela. Queremos aprovechar al máximo las potencialidades de nuestros alumnos a la vez que se superan a sí mismos en sus rendimientos académicos.

Después de formarnos el profesorado, estamos seguros de que el aprendizaje cooperativo es una excelente opción para desarrollar de forma más eficiente todas las competencias mediante nuevas metodologías innovadoras que favorezcan el desarrollo del currículo y la adquisición de conocimientos dentro de un ambiente donde, a la vez que aprenden, adquieren valores como la cooperación, empatía o la confianza. Nos hemos formado en Educación emocional, en competencias básicas y en aprendizaje cooperativo; somos conscientes de que aunque ya hemos recorrido parte del camino, es mucho lo que aún queda por hacer.

Por todo lo expuesto hasta ahora, hemos optado por una nueva metodología basada en una nueva forma de ver la educación. Nos hemos actualizado también en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), para que sean el nexo entre la formación y el Currículo, de modo que la adquisición de conocimientos se lleve a cabo de forma atractiva para nuestros alumnos, a la vez que actualizada.

Volver